jueves, 13 de noviembre de 2014

Empanadillas de Queso de Cabra con Miel





Se dice que las empanadillas son originarias de Arabia o de la Antigua Persia y que llegaron a la península en las alforjas de los invasores musulmanes sobre el siglo VIII junto con los almíbares, los hojaldres, los alfajores, los arropes y tantas otras deliciosas recetas de herencia árabe que se han hecho muy nuestras.
Las empanadillas llegaron a Granada y alrededores convirtiéndose en un plato muy típico de la península.
Luego los colonizadores españoles la llevaron a América, y en concreto a la región andina y allí se convirtió en uno de los platos típicos de la zona. En cada región la rellenaban con productos autóctonos de cada zona: más y menos picante, más o menos jugosa, con carne o con verduras, fritas o al horno. Todas realmente exquisitas y aromatizadas según el lugar.

Desde hace días que vengo pensando en hacer unas empanadillas diferentes y hoy me he atrevido a dar con el relleno adecuado.
Entre que una de mis hijas es vegetariana y la otra detesta el atún me he de inventar diferentes rellenos si quiero disfrutar de unas ricas empanadillas.
Hoy han quedado con un sabor dulce gracias a la manzana y con un toque salado dado por el queso.
Los frutos secos le dan un punto y textura diferente y aportan proteína al plato junto con el queso.

Pero mejor vamos yendo a la cocina que han de estar listas para la cena.

Ingredientes para las Empanadillas



-16 obleas para hacer empanadillas.
-2 cebollas grandes.
-Maíz dulce ecológico.
-1/4 de queso de cabra.
-1 manzana tipo Golden.
-Frutos secos cortados (nueces, almendras, avellanas…)
-1 cucharada de miel.
-Pimienta negra molida.
-Nuez moscada molida.
-Orégano.
-Sal marina.
-Aceite de oliva virgen extra.
-Pimentón de la Vera.


Elaboración de las Empanadillas

Cortar las cebollas y rehogarlas en una sartén con aceite de oliva virgen.
Añadir la manzana cortada a dados.



Echar el maíz y si puede ser ecológico (digamos no a los trangénicos), el queso cortado a cuadrados y las especias a vuestro gusto.
Salar con moderación.



Incorporar la miel mientras se van pochando todos los ingredientes.
Rellenar las obleas y pintarlas con aceite mezclado con pimentón de la Vera.



Meter en el horno a 180ºC hasta que estén doradas.




Ese contraste entre dulce y salado os va a encantar. En casa no han dejado ni la muestra.


4 comentarios:

  1. Montse, estas empanaditas deben estar exquistas. Me encanta la combinación de sabores que elegiste. ¡Una delicia!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que quedaron ricas. Gracias por tu visita. Besos.

      Eliminar
  2. guauuu montse que rico y que buenisima combinación , solo verlo se me hace la boca agua, me ha encantado la receta.
    besitosss noe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que poco duraron en la mesa, al estar hechas al horno no hinchan tanto como fritas. Besos.

      Eliminar